Hay cosas en el Templo que no entiendo. ¿Cómo puedo ganar mayor entendimiento? ¿A quién puedo interrogar, o dónde puedo encontrar fuentes de información apropiadas?

(Original page in English)

1) El modo más importante de aprender y entender el Templo es volver a visitarlo. Hablando en forma general, lo que obtienes del templo depende de lo que lleves a él. Si vas al Templo con manos limpias y un corazón puro, en oración, habiendo descansado adecuadamente (¡muy importante!), y con una pregunta o preguntas específicas en mente, recibirás mucho más que si vas cansado, hambriento, falto de dignidad o de interés. Por supuesto, los conflictos de la vida diarias significan que con frecuencia vamos al Templo en condiciones menos que ideales, así que haz lo que puedas en términos de planear para hacer la realidad más cercana a lo ideal.

2) Mucha gente hace sus preguntas a los obreros del Templo. Si bien los obreros del Templo tienen un grado mayor de familiaridad con las ordenanzas del Templo por la naturaleza de su trabajo, no necesariamente saben mucho de ellas.

Ser llamado a una posición administrativa, en sí añade poco conocimiento o poder de discernimiento a un individuo …

-Elder Bruce R. McConkie, Mormon Doctrine, 309 (traducción libre).

Cuando era obrero en el Templo de Provo, se nos aconsejó no responder preguntas, y en vez referir a la gente a la Presidencia del Templo. Este fue un consejo poderoso, porque conversando con otros obreros del Tempo, ¡con frecuencia escuché interpretaciones altamente especulativas y no basadas en las escrituras! Un profesor de BYU relató una experiencia propia.

Me sorprendió bastante el comentario hecho por un obrero del Templo el otro día. Dijo, “La gente siempre me pregunta sobre el simbolismo del Templo. Dado que no lo entiendo, simplemente les digo que no importa.”

-Joseph Fielding McConkie, introducción al libro de Alonzo Gaskill, The Lost Language of Symbolism: An Essential Guide for Recognizing and Interpreting Symbols of the Gospel, ix (traducción libre).

La mejor persona para interrogar es el Presidente del Templo. Puede tener algunas sugerencias o material para recomendarte.

3) Entonces, si no debo interrogar a los obreros del Templo, ¿a quién acudo para recibir interpretaciones autorizadas? Bueno, a nadie realmente. Si realmente quieres interrogar a alguien en el Templo, busca al Presidente del Templo y ve lo que él dice. No hay un libro oficial de la Iglesia que explique las ordenanzas del Templo, su historia o simbolismo. Algunas Autoridades Generales son autores de libros, los que verás listados aquí en el Índice del Templo (en inglés). Encontrarás artículos relevantes al Templo listados y con hipervínculos escritos por Autoridades Generales y también por expertos respetados. La Iglesia tiene una página oficial sobre Templos donde están los horarios y cosas relacionadas, como también unos cuantos artículos sobre el templo. Otro recurso útil (en inglés) es la página del Templo de FAIR.

4) Hay varias razones posibles del porqué no tenemos una interpretación oficial de los símbolos. Por ejemplo, esto hace que las personas aprendan y crezcan por sí mismas en la medida que buscan, hallarán. Nos permite a todos “personalizar” el Templo, recibir revelación personal, aplicarlo a nosotros mismos (comparar con 1 Nefi 19:23). También nos permite ver en niveles múltiples, como sucede con las parábolas de Jesús.

5) A pesar de no existir un libro oficial, existen cantidades de buen material publicado. Como ya lo mencioné repetidas veces, he creado una lista grande de libros y artículos que tratan aspectos diferentes del Templo, y los he organizado por temas. Lo he denominado el Índice del Templo (en inglés). Si tuviera que recomendar un solo libro, y asumiendo que ya has leído el libro del Élder Packer “The Holy Temple” (en inglés) o el folleto “El Santo Templo” (Nota del traductor: este folleto se estudia en el curso de Preparación para el Templo y es un extracto del libro mencionado del Élder Packer), recomendaría la lectura del libro de Matthew Brown, The Gate of Heaven (American Fork, Utah: Covenant Communications, 1999). ©


 
eXTReMe Tracker